Comercio internacional

El derecho comercial internacional es tan multifacético como el comercio internacional mismo. Puede ser sencillo y claro. Pero, al mismo tiempo, la base en estos casos “sencillos” necesita un acompañamiento sólido y profesional. La experiencia demuestra que muchas veces hay reglas aplicables a un determinado caso y que las partes no han tenido en cuenta al momento del bosquejo del contrato. El derecho comercial internacional puede ser también muy complejo. Negocios económicos eficientes requieren, muchas veces, una estructura múltiple y precisa usando las ventajas del mundo global. Los contratos comerciales internacionales requieren una adecuada gestión de riesgos y la aplicación del “arte de elaborar contratos”.

Los contratos comerciales conciernen muchas veces varias áreas del derecho, como por ejemplo,

  • Derecho mercantil, contractual, de la propiedad intelectual, de licencias y de franquicias;
  • Derechos de aplicación obligatoria como, por ejemplo, derecho antitrust, derecho de control de exportaciones y derecho de control de divisas;
  • Estructuración aduanera (un ámbito que frecuentemente no es tenido en cuenta por muchos actores en transacciones internacionales), estructuración de sociedades y estructuración impositiva;
  • Tratados internacionales, derecho europeo y derecho internacional público;
  • Derecho internacional privado, derecho procesal internacional y arbitraje.